Síntesis
Fecha: 12/26/2011

Fuente : EL MAÑANA DE NUEVO LAREDO
Sección : LAREDO
Familia Hinojosa, una ruta de trabajo y honestidad
Trabajo, tesón, rectitud y mucha pasión a lo que hicieron y lo que hoy hacen, es lo que distingue a los señores Hinojosa, como es el caso de don Óscar Hinojosa Martínez (QEPD), fundador de Transportes de Nuevo Laredo o TNL.

Hablar de los Hinojosa Rodríguez, y en orden descendiente los Hinojosa González, Hinojosa Martínez y ahora los Hinojosa Sánchez, es remontarnos a la gesta heroica del patriarca Refugio Hinojosa, quien el 15 de junio de 1848 cruzó el río Bravo de norte a sur, con 115 ilustres familias y con sus difuntos antepasados a quienes desenterraron de las entrañas del hoy territorio texano, para venir a depositarlos en su patria, fundando así a Nuevo Laredo, siendo el primer secretario de la junta comunal o ayuntamiento.
SIRVIENDO A LA PATRIA
Don Alberto Hinojosa Rodríguez, hombre todo trabajo, hijo del fundador, su vástago, don Refugio Hinojosa González, elemento de la guardia montada en el desparecido Resguardo Aduanal Mexicano, a caballo recorría la guardalínea azteca.
En San Ignacio, don Cuco conoció y casó con doña Rosenda Martínez, cariñosamente llamada Mamá Chita.
Vinieron luego los Hinojosa Martínez, cinco varones y una dama (Alberto, Emma, Raúl, Gustavo, Óscar y Horacio), personas muy queridas en la ciudad.
DON ÓSCAR HINOJOSA MARTÍNEZ
Don Óscar Hinojosa Martínez falleció el 12 de septiembre de 1980, esposo de doña Olga Sánchez, quien murió el 25 de enero del 2007.
Ellos procrearon a Óscar Alberto, Olga Yolanda, Martha Isabel, Carlos Luis, Eduardo, Rosenda y Refugio Oziel Hinojosa Sánchez.
Don Óscar, a los 17 años, y ya estallada la Segunda Guerra Mundial, con una frontera casi cerrada a los negocios, sin fuentes de trabajo y casi paralizado el flujo comercial, tuvo que emigrar a la capital de nuestro país a buscar empleo.
Una constructora le cobijó como peón en los trabajos para tirar la línea de ferrocarril en el sureste, concretamente en Campeche.
Hinojosa Martínez se propuso y consiguió llegar a ser operador de draga y otra maquinaria pesada, así era su empeño y así cumplía sus miras.
Trabajaba horarios muy prolongados, 14 horas de ardua labor, por 10 de descanso.
Así lo hizo durante los tres años de guerra, pero lo suyo, era ¡ser camionero!
Óscar Hinojosa tuvo que regresar a su ciudad natal a petición de doña Rosenda, o Mamá Chita.
Aquí y con motivo de la relación del trabajo aduanal de su padre don Cuco, Óscar se inicia en el año de 1946, como permisionario de Fletes de México, empresa representada por don José Casillas.
El 19 de mayo de 1956, luego de andar la legua conduciendo camiones que se adquirían al ejército norteamericano (K6 International), para emplearlos como unidades de carga comercial, don Óscar y su hermano Horacio decidieron fundar su propia y modesta empresa.
Nace así el consorcio Transportes de Nuevo Laredo, el que decidieron que llevaría el nombre de la ciudad de sus antecesores.
GENTE AGRADECIDA
“Mi padre siempre estuvo muy agradecido con señores como los agentes aduanales Glafiro Montemayor Treviño y Fernando García Ramos, quienes lo apoyaban con carga, así como con Federico Longoria Theriot y esa gran familia de banqueros y empresarios, quienes le financiaban su línea de fletes; no se cansó de contarnos a sus hijos que recibió apoyos incondicionales de mucha gente”, rememora Óscar Hinojosa Sánchez, ex diputado local y ex secretario estatal de Desarrollo Sustentable.
Hace la siguiente observación Carlos Luis Hinojosa Sánchez, actual regidor municipal.
“Igual de agradecido mi padre y nosotros sus hijos, con gente como Héctor Bolaños Calzado y Pedro Martínez, también agentes aduanales y muchos nombres más, los que sería una lista muy larga para citarlos a todos, sin el temor de omitir algún nombre.
“Mi padre y mi tío Horacio manejaban tractores, incluso viajaban cada año hasta Mexicali a la planta de Kenworth a traer las unidades nuevas que adquirían; las traían rodando”, comentó el hijo mayor del empresario del transporte de carga.
Carlos Luis opina que el legado de su padre, sus tíos, sus abuelos, fue el amor al trabajo, la honradez, el coraje, el carácter recio y lo arrojado para llevar a cabo sus visos, sus metas, alcanzar sus objetivos, siempre derechos, rectos y decididos.
“Los Hinojosa, mis primos, mis tíos, mis hermanos, sobrinos e hijos, trabajadores y honrados, creo que nadie nos puede reprochar, ni siquiera a nosotros dos que incursionamos en la política”, apuntó Óscar hijo.
Carlos Luis recién arribó a la función pública como edil y Óscar ya fue legislador y desempeñó cargo en el gobierno estatal.
“Estamos muy orgullosos de nuestro antepasados, de mis abuelos y mis padres”, concluye Óscar Hinojosa, heredero de un gran apellido, un ejemplar nombre y hombre.


Síntesis Anterior Síntesis Siguiente


Referencia en internet:
http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=266671